El viejo SAMURAI. (Cuento)

EL VIEJO SAMURAI. Había una vez un Gran Samurai que vivía cerca de Tokio. Aunque ya anciano, se dedicaba a enseñar el arte Zen a los jóvenes. A pesar de su edad, corría la leyenda de que aún era capaz de derrotar a cualquier adversario. Cierta tarde llegó un guerrero, famoso por su falta de escrúpulos... Quería derrotar al Gran Samurai y aumentar su fama!!! El viejo aceptó el desafío y el guerrero comenzó a insultarlo para provocarlo, pateó piedras hacia él, escupió en su rostro, lo insultó y ofendió a sus ancestros... Durante horas hizo todo para provocarlo, pero el viejo permaneció impasible. Al final del día, exhausto y humillado, el guerrero se retiró. Los alumnos, sorprendidos, preguntaron al maestro como pudo soportar tantas ofensas. - Si alguien llega a ustedes con un regalo y ustedes  deciden no aceptarlo ¿de quién es el regalo? - De quién intentó entregarlo, respondieron. - Lo mismo pasa con las injurias, la rabia, las calumnias,  los insultos y la envidia. Cuando no son aceptados, siguen  perteneciendo a quien los traía consigo...

EL VIEJO SAMURAI.
Había una vez un Gran Samurai que vivía cerca de Tokio.
Aunque ya anciano, se dedicaba a enseñar el arte Zen a los jóvenes.
A pesar de su edad, corría la leyenda de que aún era capaz de derrotar a cualquier adversario.
Cierta tarde llegó un guerrero, famoso por su falta de escrúpulos… Quería derrotar al Gran Samurai y aumentar su fama!!!
El viejo aceptó el desafío y el guerrero comenzó a insultarlo para provocarlo, pateó piedras hacia él, escupió en su rostro, lo insultó y ofendió a sus ancestros…
Durante horas hizo todo para provocarlo, pero el viejo permaneció impasible.
Al final del día, exhausto y humillado, el guerrero se retiró.
Los alumnos, sorprendidos, preguntaron al maestro como pudo soportar tantas ofensas.
– Si alguien llega a ustedes con un regalo y ustedes
deciden no aceptarlo ¿de quién es el regalo?
– De quién intentó entregarlo, respondieron.
– Lo mismo pasa con las injurias, la rabia, las calumnias,
los insultos y la envidia. Cuando no son aceptados, siguen
perteneciendo a quien los traía consigo…

Anuncios

Publicado el junio 29, 2013 en Cuentos, Desarrollo personal. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: